LOS FOTOGÉNICOS


Si bien el título podría sugerir una película de mi añorado tocayo Mariano Ozores, nada mas lejos de la realidad lamentablemente. A muchos de nosotros esto nos suena a una comedia a la española de los Esteso, Pajares y Antonio Ozores.  Y digo "lamentablemente" por dos motivos principalmente : porque nos hemos perdido una divertida parodia y, lo que es peor, que es la cruda realidad.

Pero quienes son esos fotogénicos ?
La clase política de este país, y lo podría hacer extensivo a la clase política mundial, se preocupa mucho mas por sí mismo y su crecimiento profesional que la labor que derivada de su trabajo, debería realizar para el conjunto de la ciudadanía. 

La gran prioridad salir en la foto. 

Podemos abrir cualquier periódico de ámbito local o regional y vemos que la estructura es la misma: alcaldes, concejales consejeros y presidentes inaugurando fiestas, eventos, jornadas obras ... Incluso cuando hay situaciones que precisan urgencia en acción y celeridad en gestión, la foto se lleva la palma. 
Y justo antes de unas elecciones, los reporteros gráficos tienen que meter horas extras. Se inauguran obras sin terminar, rotondas inacabadas y tramos de carreteras cerrados al tráfico.

Todos ellos, cuentan con asesores de imagen y jefes de prensa que les aconsejan como manejarse en estas situaciones. Desde la propia figura del personaje a la mejor postura o incluso el lado mas favorecedor. Y todo esto con la inestimable ayuda del reportero gráfico, que gracias a las instrucciones del medio en cuestión, le dará un tratamiento especial.
Aunque esto último sirve a veces para las portadas menos agraciadas de algún elemento, al que pillan con un gesto muy extraño con el fin de adornar una crítica, como las que os muestro a continuación (fuente: The Huffington Post ):







La España de Antonio Machado: de charanga y pandereta.

Pero no me queda la menor duda que con lo que mas disfrutan es con una buena inauguración o la presentación de un evento. De lo que sea. Una rotonda, jornadas gastronómicas, una carretera, un Mac Donald, un Mercadona ... 
Ese paseíllo por las instalaciones, con el atuendo reglamentario y rodeado de todos los caciquillos locales y los lameculos habituales. Un gran baño de masas que es lo mejor que hay para la autoestima: qué grande soy y qué tipo tengo !! 


 No se salva nadie, ninguna sigla está libre del pecado salvo claro, los que no tienen puestos de poder o responsabilidad representación. La corrupción no entiende de ideologías, es más de ciencias.


Y por supuesto, que los grandes culpables somos los ciudadanos, que sucumbimos cual Ulises a sus cantos de sirenas. 

Porque al fin y al cabo la política es eso, engañar, manipular, tergiversar, mentir, robar, sobornar, amenazar,     corromper, cohechar.

Son básicamente prácticas mafiosas aplicadas con las sagradas escrituras de la ley secuestradas bajo un brazo, con el mazo para sentenciar en la otra mano.

Solo nos queda saber si los que acaban de aterrizar en la arena política de este país, sucumbirán a la erótica del poder y del dinero, y se prostituirán en pos de las necesidades de los ciudadanos que alegremente les votamos.


3 comentarios:

  1. Los que acaban de aterrizar, como tu dices, lo van a tener muy difícil. Los que hay se están blindando de tal manera que cuando se vayan no va a quedar ni migajas para seducir a nadie.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Es difícil no sucumbir. El secreto está en saber en qué medida van a sucumbir. Si lo harán en una medida cautelosa, como siempre ha existido en cualquier persona que tiene poder y sabe sacarle partido, o si lo harán de una manera desmedida en que la avaricia llegue a límites insospechados tal y como ha ocurrido en los últimos años.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Pues llámame descreido pero yo creo que sucumbirán, el calor de los focos debe ser adictivo, para los nuevos y para los veterenos. Pero yo tengo esperanza en el cambio y cuando se consiga una separación de poderes, los jueces nos estén al servicio del gobierno y se empiecen a poner sentencias ejemplarizantes, lo tendremos ahí. A la vista.... Un abrazo

    ResponderEliminar