VIOLENCIA DE PRIMERA



Los casos de violencia están muy a la orden del día últimamente, o quizás, sólo quizás, sean mas rentable mediáticamente hablando.
Es cierto que es desde hace tan solo pocos años, la prensa se ocupa mucho  de los casos denominados MACHISTA o DE GÉNERO, y también llamados (aunque muy poco)  doméstica. Es un hecho que desde entonces, su difusión ha logrado que el código penal incluya una ley específica para esos casos. Y me parece lamentable que haya tenido que ser más por la "mala prensa" que por  la aplicación de la ley en sí que se persigan este tipo de delitos. Porque estoy convencido de que estas leyes y ayudas son medidas políticas de cara a la galería y a unas elecciones.
También me llama la atención que ante estas situaciones de desamparo y desigualdad, todos estemos conformes. Y me refiero a que la ley en cuestión castiga sin pruebas ipsofacto pero luego no sirve ya que no prevé mecanismos esenciales para este tipo de situaciones: 
rapidez, no solo de actuación policial sino también y sobretodo judicial, que al final lo que se necesita es precisamente JUSTICIA. Porque no la hay ni para la víctima, ni para el agresor, y mucho menos para los que mas padecen esta violencia, aunque quizás no físicamente, pero sí emocionalmente sin tener culpa de nada: LOS HIJOS. Ademas, la previsión de estas situaciones debería incluir desde el primer momento atención para la víctima y seguimiento para el agresor.

Y es cuando me cuestiono:
- ¿ EXISTEN VARIAS CATEGORIAS DE VIOLENCIA ?
- ¿ ES DE MAYOR GRADO LA EJERCIDA CONTRA UNA MUJER ?
- ¿ Y SI ADEMAS EL CAUSANTE ES VARÓN Y HA TENIDO RELACIÓN SENTIMENTAL CON LA VÍCTIMA, SUMA MAS PUNTOS ?

Seguramente, a alguno de vosotros les sonará a priori a machismo, por no comulgar a ciegas con la idea pero nada mas lejos de la realidad: es un llamamiento a la IGUALDAD.
Porque la violencia, del tipo que sea es totalmente rechazable y condenable. No concibo que desde los estamentos públicos denominados de igualdad, se atropelle precisamente lo que se persigue.
Se mire por donde se mire, el hacer leyes para determinados colectivos en exclusiva no es equitativo, ni coherente con la Constitución, ya que incumple el artículo 14 de la misma:

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

El problema con el que nace esta ley es precisamente el objeto de la misma. Exigido desde las bases feministas, se le denomina violencia de género o machista, lo que induce a pensar que es porque el agresor varón, odia a las víctimas por su condición de hembra, la considera  esclava por ser inferior. Pero la realidad muestra otro patrón: en la gran mayoría de los casos, por no decir todos, el agresor tiene o ha tenido una relación sentimental con la víctima,  y es por ello que la considera su propiedad y no concibe que no sea suya. 
Y siempre digo agresor y víctima porque no es cuestión de género, sino de problemas en el seno de una relación íntima. Esto también ocurre en parejas homosexuales y lesbianas. Y de momento, no se le da el mismo tratamiento. Podemos buscar también todas las campañas hechas en contra de este tipo de delitos y sale siempre lo mismo: un hombre pegando a una mujer.
Y ahí está la gran desigualdad . 
Y para muestra un botón:
El actor Koldo Losada fue asesinado por su marido el 19 de noviembre. ¿Crimen pasional? Busquemos cuantos periódicos se hicieron eco del suceso catalogándolo como violencia machista, de género o doméstica, que es el mismo delito y la misma ley. Seguramente no ha sido contabilizado como tal por las estadísticas del ministerio de sanidad, igualdad y asuntos sociales.

¿ Podríamos decir entonces que el primer requisito para que esa ley ampare a las víctimas y persiga a los agresores es el ser heterosexual ? 


0 comentarios: